“Extraviados”, 396 millones de la cruzada contra el hambre: ASF

414

EMPRESAS Y EMPRESARIOS… PRONTUARIO DE NOTICIAS

DEL ENTORNO DE LOS NEGOCIOS…

“Extraviados”, 396 millones de la cruzada contra el hambre: ASF. Se desconoce el destino de 396 millones 838 mil pesos que serían utilizados por la Cruzada Nacional contra el Hambre para comprar artículos como paliacates, tortilleros, playeras, globos, vasos y gorras. Las empresas a las que presuntamente fueron adquiridos no existen, señaló la Auditoría Superior de la Federación. Los objetos no llegaron a las delegaciones estatales de la dependencia. La ASF solicitó a Sedesol documentación que ampare la compra de esos artículos, pero la dependencia respondió que no la localizó, después de una búsqueda “exhaustiva” en la bodega donde se resguarda la información.  [La Jornada]

Se desplomó en 2014 inversión extranjera. México captó 22 mil 568 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa el año pasado, cantidad 35.86 por ciento menor a la observada un año antes. Estados Unidos se mantuvo como la principal fuente de inversión con 6 mil 516 millones de dólares, seguido de España con 4 mil 92 millones, Canadá con 2 mil 421 y Alemania con mil 546 millones de dólares. [El Universal]

Se ubica en 3.04 la inflación de febrero. La inflación de la primera quincena de febrero se ubicó en 3.04 por ciento, menor a la del mismo periodo del año anterior, que fue de 4.21 por ciento. Al comparar la inflación de la primera quincena de febrero, respecto a la previa, este indicador presentó un incremento del 0.11 por ciento. [Milenio]

De las empresas…

Aseguradoras se quedan estancadas, crecen sólo 0.4%. El sector asegurador reportó el tercer peor crecimiento desde 1990, al alcanzar un aumento de 0.4 por ciento en términos reales. La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) atribuyó el mal desempeño a un bajo crecimiento económico. [Excélsior]

Sener presenta las reglas que seguirán competidores de CFE. La Secretaría de Energía (Sener) dio a conocer las bases del mercado eléctrico mexicano, con las cuales el próximo año la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dejará de ser el único jugador en el sector. El esquema entrará en vigor el 1 de enero del 2016 y esperan que en los próximos cuatro años haya alrededor de 4 mil usuarios, conformados por los grandes consumidores de electricidad. Supuestamente, las reglas van encaminadas a reducir las tarifas eléctricas en el país. [Milenio]

Incumplirán contabilidad electrónica. A menos de una semana para entregar la primera información de la contabilidad electrónica, proveedores del servicio estiman que hasta la mitad de los contribuyentes obligados incumplirán por falta de herramientas técnicas adecuadas. El 98 por ciento de los obligados cuentan con un software de contabilidad electrónica, pero no todos los sistemas resuelven los requisitos. [Reforma]

Columnas financieras

Arturo Vieyra [La Razón] dice que en materia de PIB e inflación hay buenos resultados a medias. Dos bloques de información para evaluar el desempeño de la economía mexicana dan resultados mixtos. El crecimiento económico de todo el año 2014 fue decepcionante, aunque alentador hacia finales del año. La cifra de crecimiento del PIB para el cuarto trimestre confirmó una mejoría de la economía mexicana. Aceleración, la califican algunos. El avance económico del año pasado se fincó principalmente en una reactivación de la demanda externa, mientras que el desempeño del consumo y de la inversión todavía da signos de una acentuada debilidad. Ya es un lugar común hablar de la parálisis de la economía mexicana. En cuanto a la inflación, pues igual, hay resultados mixtos. Las cifras a la primera mitad de febrero indican una tasa de 3.04 por ciento, pero hay evidencias del impacto de la devaluación del tipo de cambio sobre la inflación. El incremento de los precios de las mercancías distintas de alimentos ha sido el mayor incremento quincenal de los últimos 17 años.  Muy bueno que la inflación siga en niveles bajos, pero se ve amenazada por los impactos de la devaluación del peso.

Luis Miguel González [El Economista] nos alerta de lo que puede pasar en México si no aprendemos de los problemas de corrupción en que incurrió Petrobrás, que por otro lado solía ser el modelo de Pemex. En México se vivió con fuerza esa fascinación por Petrobrás. La empresa brasileña fue un referente explícito en la reforma que intentó el gobierno de Felipe Calderón en el 2008. Ellos habían logrado muchas de las cosas que nosotros deseábamos, una empresa petrolera exitosa que sirviera como palanca al desarrollo nacional en pleno siglo XXI. Ahora vemos al gigante caído en desgracia y no queremos que Pemex se le parezca. Hay mucho que aprender de la crisis de Petrobrás, donde se puso en acción un esquema gigantesco de corrupción, donde participaron proveedores locales, empresas multinacionales, funcionarios de la petrolera, dirigentes de partidos políticos y altos mandos del gobierno. Mirar a Petrobrás ahora es imprescindible. El reto es entender cómo funcionó el esquema de corrupción y cómo está operando la estrategia de persecución, desmantelamiento y erradicación del problema. La mancha alcanza a empresas multinacionales que operan en México y a algunas que esperan entrar ante las nuevas oportunidades que ofrece el sector energético y los proyectos de infraestructura. Las malas mañas también se difunden con la globalización. No somos mejores que Brasil ni tampoco peores, pero ¿quién se atreve a decir que lo que ocurrió allá no puede ocurrir acá? Y las desgracias corporativas no vienen solas. Las acciones de Petrobrás han caído 70 por ciento en los últimos 12 meses. Moody’s le rebajó su calificación de deuda, con lo que pierde el grado de inversión y todo lo que esto implica.

Víctor Piz [El Financiero] asevera que el avance de la economía mexicana que reportó el INEGI, de 2.1 por ciento para 2014, quedó muy por debajo del crecimiento potencial del país. Este desempeño reflejó la debilidad del mercado interno y la menor producción por parte de Pemex. El promedio de crecimiento en los primeros dos años de gobierno de Enrique Peña Nieto fue de 1.8 por ciento, o sea que la actividad económica no creció ni la mitad de la previsión original del ejecutivo, que era de 3.9 por ciento, tanto para 2013 como para 2014. Las cifras del INEGI confirman que la actividad económica continúa recuperándose pero gradualmente. Pero pasará tiempo para que el impacto de las reformas se traduzca en un mayor crecimiento. La economía crecerá más en este año que en 2014, pero no el 3.7 por ciento estimado por el gobierno y quizá ni el 3.1 que parece ser el consenso de los analistas. México aún no está en condiciones de crecer más de 3 por ciento. Así es que atínele al PIB. ¿Quién da más… o menos?  

Compartir