Repudiable que se use el Mundial de futbol como distractor durante la aprobación de las leyes secundarias en materia energética: Alberto Anaya

302

* Exige se consulte a la ciudadanía si quiere o no la reforma energética

 

*Pide a las Comisiones en el Congreso que se apeguen a derecho para la dictaminación de las leyes secundarias. Si a la discusión, no a las negociaciones en lo ‘obscurito’.

 

La dirigencia nacional del Partido del Trabajo encabezada por Alberto Anaya Gutiérrez, reprobó tajantemente que se use el Mundial de futbol como un distractor mientras que en el Congreso se aprueba la legislación secundaria en materia energética.

 

En este contexto, el Coordinador Nacional del PT reprochó que se pretenda violar el proceso legislativo en las comisiones dictaminadoras con el propósito de acelerar la entrega de los recursos energéticos del país, patrimonio de todos los mexicanos, a las empresas transnacionales.

 

Por tanto, exigió que se consulte a los mexicanos si quieren o no las reformas energéticas, ya que fue en contra de la voluntad de la mayoría de los ciudadanos que se aprobó la reforma constitucional, y ahora, para hacer efectiva ésta, un pequeño grupo en el poder quiere aprovechar la coyuntura para que, sin mayor discusión y mucho menos sin el consentimiento de los mexicanos, se avale la legislación secundaria, y con ello abrir las puertas al capital privado extranjero ansioso de explotar con las mayores ganancias nuestro recursos, sin que el pueblo obtenga beneficio alguno.

 

“No es cualquier reforma, es una de gran calado para la vida de los mexicanos, por lo que se les debe hacer partícipes de esta decisión. Se trata de definir el rumbo del país, el futuro de las familias mexicanas”, declaró el también legislador Alberto Anaya.

 

Es así que lanzó un exhorto al Congreso y al gobierno escuchar las voces de la ciudadanía, puesto que la tendencia general es no aceptar la privatización de los recursos energéticos. Asimismo, pidió  a las comisiones dictaminadoras para que se siga el procedimiento legislativo conforme a derecho y no ejercer un “grosero mayoriteo” y negociaciones en los “obscurito”.

 

Denunció que, aprovechándose del Mundial de futbol, el gobierno federal, el PRI y el PAN, quieren aprobar las leyes secundarias sin informar ni pedir opinión a los mexicanos, lo cual el PT no permitirá y para ello  ha desplegado en cada estado de la República una campaña informativa para concientizar a la gente de la gravedad de la situación de aprobarse esa legislación.

 

Anaya Gutiérrez apuntó que “en los próximos días un pequeño grupo de la clase política en el poder tomará decisiones que afectarán gravemente a la mayoría de la población y al país en su conjunto”, por lo que se requiere conjuntar esfuerzos con la sociedad y con las fuerzas progresistas para conformar un bloque de presión e impedir que la privatización se concrete.

 

Explicó que dicho grupo está actuando como si el petróleo, el gas y la electricidad fueran de su propiedad, transfiriendo estas riquezas patrimonio de la Nación a empresas privadas, particularmente extranjeras. “Es obvio que al hacerlo se llevarán una gran tajada, y ese es su verdadero propósito. Hoy la explotación del petróleo por PEMEX aporta el 35% del gasto público total. Además, actualmente extraer un barril de petróleo cuesta 10 dólares, pero se vende en 100 dólares; es decir, hay una utilidad de 90 dólares por barril. Esta es la renta que obtendrán las corporaciones petroleras internacionales en complicidad con la mafia del poder en México mediante ‘contratos de utilidad compartida’ y concesiones”.

 

El dirigente partidista calificó lo anterior como un “robo” a todos los mexicanos y “traición a la patria”, por eso, dijo, es que ellos se niegan rotundamente a realizar una consulta popular sobre este tema de trascendencia nacional.

 

Anaya Gutiérrez señaló que dentro de los principales efectos de la contrarreforma de Peña Nieto es que los mexicanos pagaremos más impuestos para compensar el saqueo de la renta petrolera; seguirán aumentando los precios de las gasolinas, el gas, el diesel y la electricidad; se reducirá la capacidad de inversión y gasto del Estado, limitando el crecimiento económico y el desarrollo social; se dañará de manera irreversible en medios ambiente, particularmente los mantos freáticos al emplearse la técnica del francking; se cancelará la oportunidad de aprovechar la industria petrolera nacional como palanca de desarrollo puesto que Pemex competirá con grandes desventajas; y se perderá la soberanía económica, política y militar de México, al ceder el control y usufructo nacional del sector energético a empresas privadas extranjeras.

 

Por tanto, “nos oponemos a que se prosiga con la privatización del sector energético, especialmente del petróleo. Y exigimos que se lleve a cabo la consulta popular para que todas y todos los ciudadanos mexicanos tomemos la decisión final al respecto”.

 

Abundó que el esquema planteado por los grupos en el poder consiste en marginar la investigación y el desarrollo tecnológico cuando México posee no sólo recursos naturales, económicos y humanos para desarrollar la industria energética; además establece la discrecionalidad de la Secretaría de Hacienda en la determinación del techo presupuestal para los proyectos de inversión de Pemex.  

 

Entre otros aspectos, se deja en la indefensión a aquellos que poseen ejidos y tierras en los que se determine que pueden extraerse hidrocarburos puesto que se les expropiaría. Aunado a ello, con la creación del Fondo Mexicano del Petróleo lejos de ser un instrumento de ahorro, se convierte en la pagaduría de las empresas  extranjeras.

 

Lamentó que tras 76 años de la creación de Pemex, ahora se intente reducirla a su mínima expresión, por lo que el PT, dijo, no cejará en la defensa de la exclusividad de la paraestatal sobre la exploración, la explotación, refinación y venta de los hidrocarburos.

 

 

 

 
Compartir