Intento de asesinato… de un partido legal y registrado

158
Y

a había yo mencionado, en este espacio y el 7 de junio, que con los partidos chicos el trato es totalmente injusto. Lo mismo se trata, por ejemplo, al Partido del Trabajo, que lleva años de existencia y trabajo, que ha construido instalaciones de salud y de educación, que ha organizado colonias urbanas, que otro partido que se formó de la noche a la mañana. Cuentan los números, y ya, que van cambiando sin orden. Pero no son sólo los números de voto directos, que hasta ahí sería más justo, sino que cuentan lo mismo los votos provenientes de una alianza.

Ahora se difunde la especie de que el Partido del Trabajo (PT) ya está ilegalizado, ya está muerto, etcétera. Ya le negaron la participación en próximas elecciones locales extraordinarias en julio en Chiapas.

No se informa al público sobre las revisiones en varios estados sobre las votaciones. Yo lo supe el martes, por una persona enterada, de que ya se hizo el recuento en Oaxaca, y le dio 800 votos más al PT. Le faltaban, antes de esto, para el 3 por ciento de la legalización completa, unos 3 mil votos, a los que habría que restar los 800. No sé si haya habido otros casos, porque nada de esto ha salido en los periódicos, pero puede haber más votos a favor del PT que no se quieren hacer públicos. Sin embargo, sí se informan los pasos ilegales hacia el entierro del PT, legal y registrado, pero que lo quieren enterrar aunque sea vivo. Esto recuerda a formas de actuar de los nazis.

Pedro Vázquez, representante ante el Instituto Nacional Electoral (INE), dijo que Lorenzo Córdova, presidente consejero, aún les debe una explicación sobre la desaparición de 37 mil 37 votos del sistema de cómputo distrital, después del fallo del sistema del 8 de junio.

Se está en proceso de controlar los bienes del PT, como parte del asesinato ilegal.

También se nombró un interventor por parte de las autoridades electorales, como anticipo de ese asesinato.

Se calcula que el proceso terminaría hasta agosto o septiembre. Pero los funcionarios siguen cavando ya la tumba para enterrarlos. Quieren aparecer como muy seriecitos, pero ya calladitos copian a los nazis.

Claro, se habla de un sistema democrático, de unas elecciones muy legales, pero cada suceso como estos y otros, hacen que la gente considere lo contrario.

Varios partidos se han inconformado por diversas irregularidades. Hemos hablado de hechos de violencia en varios casos. Varios muertos. Hemos citado ejemplos de que el partido que gobierna un área gana en ella con más facilidad, por el uso de su poder para obtener más votos.

Recordamos el regalo masivo de televisiones por el gobierno antes de los comicios. Esto es un delito, pero la autoridad electoral lo aceptó.

Por si fuera poco, el gobierno y el Partido Revolucionario Institucional cuentan con el Partido Verde, que les hace los trabajos sucios y que cuando es castigado, por una parte mínima de sus delitos, luego las autoridades lo perdonan o lo compensan de las multas.

Recordamos que los fraudes electorales empiezan con meses antes de los comicios. Ya mencionamos algunos ejemplos. La imagen internacional del país se vio afectada cuando el relator de la Organización de Naciones Unidas sobre torturas y tratos crueles condenó vicios oficiales. Este relator fue atacado por funcionarios mexicanos, por decir la verdad en este país de las mentiras. Eso no paró las críticas externas contra los fraudes electorales.

Recordamos que la fragmentación múltiple no ayuda a las elecciones. El Partido Acción Nacional ha ganado comicios con votaciones bastante bajas, porque los otros nueve, o algo así, estaban todavía peor.

Es el colmo que, a estas alturas, tengamos elecciones tan sucias, y se ensucian más con este intento del asesinato de un partido, insisto, registrado y legal. ¿Quién va a confiar en las altas autoridades de las elecciones?

antonio.gershenson@gmail.com

Compartir