Necesario el impulso a las cooperativas como una alternativa que permite crear fuentes de trabajo formales y permanentes

77

Recientemente, la Organización de las Naciones Unidas estimó que en el mundo más de 3 mil millones de personas están ligadas a empresas cooperativas, confirmando que estas representan un papel importante en el desarrollo económico y social de cada nación.



La Alianza cooperativa Internacional agrupa a 226 organizaciones cooperativas en 87 países, los sectores con los que están relacionados son el bancario, industrial, agrícola, pesquero, de salud, vivienda, seguros, turismo y consumo. Representan a aproximadamente 800 millones de personas y generan más de 100 millones de puestos de trabajo, 20% más que las empresas transnacionales.



Hoy, los miembros de cooperativas en todo el planeta superan los 800 millones. Actualmente, importantes sectores de población son miembros de cooperativas en todo el mundo.



En 1994 la ONU estimó que el sustento diario de más de 3.000 millones de personas (la mitad de la población mundial) era asegurado o facilitado por empresas cooperativas.



Los Estados miembros de la ONU aprobaron en Septiembre de 2009, la resolución durante la 64° sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, que promoverá aún más la causa cooperativa en todo el mundo. Declarando el 2012 como el año del Cooperativismo.



La resolución de la ONU reconoce el modelo cooperativo como un factor importante del 

desarrollo económico y social, promoviendo la mayor participación posible en el desarrollo económico y social de las personas en los países desarrollados y en desarrollo, y que, en particular, las cooperativas contribuyen a la erradicación de la pobreza. La resolución también insta a todos los gobiernos a crear un entorno más favorable para el desarrollo cooperativo, especialmente cuando se trata de proteger las finanzas de la creación de capacidad.



En el Partido del Trabajo, consideramos que es necesario el impulso a las cooperativas como una alternativa que permite crear fuentes de trabajo formales y permanentes, propiciar la creación de micro, pequeñas, medianas y grandes empresas formales e impulsar el desarrollo económico del país estimulando la producción y el mercado interno a través de la promoción de un modelo de organización comunitaria y de corresponsabilidad ciudadana, en el cual se fomenta la cultura de respeto al medio ambiente, la equidad de género y la no discriminación.



Las cooperativas impulsan un modelo de desarrollo regional basado en las potencialidades de la población por colonia, barrio y región con la finalidad de influir en los procesos de generación y distribución equitativa de la riqueza.



La cooperativa y en general las formas de organización social, son asociaciones autónomas de personas que se han unido de forma voluntaria para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común, mediante una empresa de propiedad conjunta y de gestión democrática.



El cooperativismo y la economía social y solidaria están basados en los valores de autoayuda, auto responsabilidad, democracia, equidad y solidaridad. Los socios cooperativos hacen suyos los valores éticos de honestidad, transparencia, 

responsabilidad y vocación social.



Sobre las recomendaciones de la 193 de la Organización Internacional del Trabajo en el 2002 destaca la recomendación a los gobiernos para que establezcan una política y un marco jurídico favorable a las cooperativas, compatible con su naturaleza y función, e inspirados en los valores y principios cooperativos.



Desde la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, existe una oportunidad de dar apoyo al sector social de la economía, a través de la promoción de la participación de empresas de este sector en las adquisiciones, arrendamientos y servicios que realice el sector público.



El gobierno es el comprador más importante de México, requiere y consume todo tipo de productos o servicios. Para cumplir con todas y cada una de sus actividades, los distintos niveles de gobierno en México requieren desde la adquisición de importantes volúmenes de materias primas, refacciones, productos terminados, contratación de servicios, hasta la ejecución de grandes proyectos de infraestructura.



Según datos de Compranet las compras planeadas por tipo de contratación para el año 2013, los montos totales por adquisiciones rebasan los 42,472 millones de pesos, para arrendamientos 764 millones de pesos, para obra pública 17, 218 millones de pesos, para servicios 63,192 millones de pesos y para servicios relacionados con obra 1,202 millones de pesos.



Es por ello que en esta iniciativa se propone incluir al sector social de la economía, con la intención de que sea beneficiado y de esa manera fortalecer los organismos con enfoque social con la finalidad de que estos logren un flujo de recursos que les permita capitalizarse y competir en condiciones favorables.



Por las razones expuestas, votaremos a favor del dictamen a discusión.

Compartir