Pide diputado del PT regular la extracción de gas en el estado de Puebla

214

El diputado local del Partido del Trabajo (PT) Mariano Hernández Reyes, pidió al Congreso de la Unión la regulación de las empresas que extraen gas natural, por lo que dijo que la técnica fractura hidráulica o fracking, con la cual extraen el producto, es un factor de alta contaminación del medio ambiente, pues se requieren al menos cien productos químicos en este proceso.

Entre otros aspectos, el legislador comentó que para ello se utilizan millones de litros de agua y arena que son inyectados a las fracturas de la corteza terrestre para hacer salir el gas.

“No sólo se generan fracturas que pueden llegar a provocar movimientos telúricos, sino el otro tema grave es la contaminación de los mantos freáticos”.

Mariano Hernández dijo que este problema es constante en la región de la Sierra Norte del estado de Puebla, principalmente en municipios como Pantepec, Francisco Z. Mena, Venustiano Carranza, Zihuateutla, Honey, entre otros.

En este sentido, el legislador local comentó que el manto acuífero del valle de Libres-Oriental también padece de este tipo de contaminación.

“Lo que se busca es regular a estas empresas, que se busca otra forma de explotación del gas natural, generar otro tipo de gas porque esto va a provocar problemas ecológicos”.

Y concluyó: “Son empresas trasnacionales, Pemex todavía no está con esa capacidad y bueno, eso es lo grave, que no está regulado y pueden llegar a generar este tipo de explotación sobre el gas natural.

¿Qué es el “fracking”? ¿Cómo funciona?

De acuerdo al portal digital de Green peace, www.greenpeace.com. Menciona que la técnica para extraer gas natural de yacimientos no convencionales se denomina fracking. Se trata de explotar el gas acumulado en los poros y fisuras de ciertas rocas sedimentarias estratificadas de grano fino o muy fino, generalmente arcillosas o margosas, cuya poca permeabilidad impide la migración del metano a grandes bolsas de hidrocarburos. Para ello es necesario realizar cientos de pozos ocupando amplias áreas (la separación entre ellos ronda entre 0,6 a 2 km) e inyectar en ellos millones de litros de agua cargados con un cóctel químico y tóxico para extraerlo.

Compartir