Conservará el PT el registro como partido político, asegura Mariano Hernández

289

 

Mariano Hernández Reyes, integrante de la dirigencia colegiada del Partido del Trabajo (PT), garantizó que dicho instituto político mantendrá su registro a nivel nacional, por lo que el siguiente paso será diseñar una estrategia que le permita recuperar la cercanía con la sociedad.

 

El reto en Puebla será alcanzar la votación local de 5.6 por ciento que obtuvo en 2010 durante el proceso electoral que dará inicio en noviembre próximo para elegir a gobernador del estado, puntualizó en entrevista con La Jornada de Oriente.

 

En la elección federal del 7 de junio pasado, el PT consiguió a nivel nacional un millón 134 mil 439 votos, lo que representó 2.91 por ciento de los sufragios computados en los distritos por el Instituto Nacional Electoral (INE).

 

Para alcanzar la votación mínima de 3 por ciento que le exige la Ley General de Instituciones y Procesos Electorales, el partido de izquierda promovió juicios de inconformidad en todo el país con el fin de que la anulación de casillas elevara la proporción de sus sufragios.

 

Mariano Hernández explicó que el 3 de agosto pasado concluyó la revisión de las impugnaciones por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y los resultados finales de la elección resultaron favorables para su fuerza política.

 

Aunque reconoció que no cuenta con la votación final que alcanzó el PT, enfatizó que ésta cumplió con 3 por ciento que le exige la ley para poder mantener el registro.

 

Anunció que el PT buscará en los próximos meses un perfil competitivo que registrará como candidato en el proceso comicial local 2015–2016, con el objetivo de poder disputar la gubernatura de Puebla.

 

En tanto, prosiguió el líder partidista que también forma parte del Congreso local como diputado, la estructura del instituto político recibirá la encomienda de iniciar trabajos de acercamiento con la sociedad.

 

El Partido del Trabajo se fundó en 1990 y al año siguiente perdió el registro por primera vez, el cual recuperó en 1992, situación que le permitió competir dos años después en la elección presidencial, de la que salió como la cuarta fuerza política de la República Mexicana.

Compartir